Los nutrientes son un conjunto de componentes de los alimentos que permiten la vida, los cuales podemos encontrar repartidos de diferente manera y con diferentes funciones sobre la salud.

Los antioxidantes son un grupo de nutrientes presentes en los alimentos que presentan la característica común de actuar protegiendo al cuerpo de los radicales libres y el daño oxidativo, causantes del envejecimiento y otras enfermedades. Los radicales libres son moléculas inestables que generan cadenas de oxidación muy perjudiciales para el organismo.

Los antioxidantes pueden ser generados por el organismo (por ejemplo, glutatión) o pueden ingerirse, si bien esta segunda vía no asegura su efectividad. Es importante diferenciar entre actividad química y actividad biológica. La actividad química alude al comportamiento de un compuesto in vitro, es decir, es su comportamiento en el laboratorio. La actividad biológica alude al comportamiento del compuesto in vivo, es decir, en el organismo. Es evidente que es muy importante que los alimentos consumidos presenten alta concentración de antioxidantes, pero, si se hace un estudio más a fondo identificando y cuantificando estos antioxidantes, se pueden incrementar los beneficios buscados seleccionando aquellos alimentos que presenten altas concentraciones de los antioxidantes con mayor actividad in vivo.

La capacidad antioxidante de las plantas es la forma de estimar la concentración de antioxidantes. Los componentes con mayor actividad antioxidante son los polifenoles y las vitaminas. Esto implica que una planta con alta actividad antioxidante tendrá, asimismo, alta concentración de estos.

En 2009 se reportó que A. annua es la cuarta planta aromática con mayor capacidad antioxidante (Brisibe et al., 2009). Según Ferreira et al. (2010) se han identificado 53 compuestos fenólicos en Artemisia annua, divididos en cinco grupos mayores: cumarinas, flavonas, flavonoides, ácidos fenólicos y un grupo de compuestos diversos que no encaja en la estructura de los otros cuatro (Figura 1)

Figura 1: Compuestos fenólicos identificados en Artemisia annua.

Estos polifenoles producen efectos muy variados en el organismo, pero como el tema que nos ocupa es la actividad antioxidante, nos centraremos en tres de ellos: quercetina, eupatin y kaempferol. Estos tres flavonoides (subfamilia dentro de los polifenoles a la que pertenecen) son potentes inductores de la expresión de la gamma-glutamil- cisteina sintasa, el enzima encargado de inducir la síntesis de glutatión en el organismo (Myhrstad et al., 2002). Es decir, presentan una alta actividad antioxidante in vivo. El glutatión es el mayor antioxidante que circula por la sangre, por lo que la ingestión de plantas con alta concentración de alguno de estos compuestos es muy interesante si se desea obtener los beneficios de los conocidos efectos de los antioxidantes.

Contenido en quercetina

De los flavonoides anteriormente mencionados es interesante centrarse en la quercetina, por ser el que habitualmente alcanza mayor concentración en los alimentos y, por ende, el que mayormente se asimilará. La quercetina presenta diferentes beneficios para la salud, en este caso, nos centraremos en el potente efecto inductor de la síntesis de glutatión. En la siguiente grafica se pueden observar concentraciones de quercetina en diferentes plantas:

TABLA QUERCETINA

Contenido de quercetina
Plantamg/kg peso seco
Artemisia annua10
Artemisia annua Labrum348.000
Hiperico (Hypericum perforatum)1,8
Cebolla blanca2604

Como se observa en la gráfica, la concentración de quercetina de la variedad Labrum es 30.000 veces superior a la habitualmente encontrada en Artemisia annua. Además, podemos ver que es más de 1.000 veces superior a la encontrada en la cebolla (famosa por su alto contenido en este compuesto).

Capacidad antioxidante Artemisia annua Labrum

Hay diferentes formas de estimar la capacidad antioxidante, las más comunes son la capacidad de neutralización de especies reactivas de oxígeno (ORAC), el ensayo de inhibición de DPPH y el método FRAP. Los valores estimados varían en función del método empleado, si bien nos permiten hacernos una idea de las características del material estudiado.

Artemisia annua Labrum presenta una capacidad antioxidante estimada por ORAC del 731,91 µM Trollox eq/g. En la siguiente gráfica podemos observar una comparativa entre la capacidad antioxidante de esta artemisia y otras plantas aromáticas.

Nombre latínNombre comúnCapacidad antioxidante (µM Trollox eq/g)
Lavandula augustifoliaLavanda697
Matricaria recutitaManzanilla588
Zingiber officinalisJengibre370
Artemisia annua LabrumArtemisia annua Labrum732

De las anteriores plantas aromáticas, todas conocidas por su alta capacidad antioxidante y por ende su alta acumuación de polifenoles, la que mayor capacidad antioxidante presenta es nuestra Artemsia annua Labrum.

Referencias

Brisibe, E.A.; Umoren, U.E.; Brisibe, F.; Magalhäes, P.M.; Ferreira, J.F.; Luthria, D.; Wu, X.; Prior, R.L. Nutritional characterization and antioxidant capacity of different tissues of Artemisia annua L. Food Chem. 2009, 115, 1240–1246.

Ferreira, J.F.; Luthria, D.L.; Sasaki, T.; Heyerick, A. Flavonoids from Artemisia annua L. as antioxidants and their potential synergism with artemisinin against malaria and cancer. Molecules. 2010, 15: 3135-3170.

Myhrstad, M.C.W.; Carlsen, H.; Nordström, O.; Blomhoff, R.; Moskaug, J.Ø. Flavonoids increase the intracellular glutathione level by transactivation of the [gamma]- glutamylcysteine synthetase catalytical subunit promoter. Free Rad. Biol. Med. 2002, 32: 386–393.